BLOG

¿Trabajas en una oficina? Estos aparatos generan el mayor gasto energético

Share on facebook
Share on linkedin

¿Sabías que el consumo de energía eléctrica en oficinas se ha incrementado más de tres veces desde la década de 1970 hasta la actualidad?

Es difícil de creer, pero para descubrir la razón sólo realicemos el siguiente ejercicio: imagina un escritorio de oficina de esa época, ¿qué encontrarías? Seguramente lápices, plumas, sacapuntas, hojas de papel, cuadernos, engrapadoras, marcatextos, calculadora, contadora fiscal, carpetas, agendas, teléfono fijo, contestadora y grabadora de mensajes, conmutador telefónico, máquina de escribir, bandeja de entrada de correo y muchas cosas más, ¡qué lío!

Ahora imagina uno en la actualidad, ¿qué hay sobre ese escritorio? Como objeto obligado encontrarás una computadora. Dependiendo del área una impresora multifuncional y quizás un teléfono. Es todo, ¿cierto? Todo lo que se utilizaba en el pasado ha sido reemplazado por un sólo aparato capaz de realizar todas las funciones y tareas necesarias dentro de cada área de una oficina.

El uso de tecnologías más modernas ha ido en aumento en la mayoría de las oficinas alrededor del mundo y en consecuencia el consumo energético de las mismas; el porcentaje de consumo actual por aparato electrónico es el siguiente:

  • Monitores: 22%
  • Computadoras: 20%
  • Servidores: 12%
  • Fotocopiadoras: 10%
  • Telecomunicaciones: 7%
  • Redes: 7%
  • Impresoras: 7%
  • Otros: 16%

Una de las formas más sencillas para contrarrestar el consumo excesivo e indebido de energía en la oficina es utilizar aparatos y dispositivos con modo Stand By, con el cual se logra un ahorro aún cuando estos se encuentren encendidos sin estar en funcionamiento.

De igual manera se recomienda desenchufar de la toma de corriente todos aquellos aparatos que no estén en uso durante un periodo de tiempo prolongado para así evitar el consumo «fantasma» de electricidad el cual, aunque en menor medida, representa un porcentaje de consumo considerable.

Otra medida que se puede tomar en la oficina es el cambio de focos fluorescentes, incandescentes, de vapor mercurio o sódico por focos LED, cuyo consumo de electricidad es mucho más bajo y de mejor calidad.

Por último, una de las mejores medidas que se pueden tomar dentro de una oficina para ahorrar energía eléctrica es la instalación de un sistema fotovoltaico de paneles solares para generar energía limpia y sustentable que además permitirá bajar hasta en un 99% el gasto en el presupuesto. Contacta ya a un representante de Vivesolar y comienza a conservar y ahorrar energía en tu lugar de trabajo.